Clínica Reumatológica Vida
TRABAJAMOS PARA MEJORAR TU CALIDAD DE VIDA

 

 

 

El Lupus Eritematoso Sistémico es una enfermedad AUTOINMUNE. Existe un trastorno del control del sistema de defensas o autoinmune , que normalmente funciona para defendernos de las infecciones. Los pacientes con lupus tienen una respuesta excesiva del sistema inmune, lo que se manifiesta en la producción de los autoanticuerpos , ya sea de forma espontánea, o frente a diferentes situaciones que lo activan.

 Las infecciones en general pueden ser activadores inespecíficos de la respuesta inmune, con lo que podrían, descontrolar aún más al sistema inmune y activar el lupus. Por el contrario, cuando el sistema inmune debe actuar frente a alguna infección concreta, en los pacientes con lupus no lo hace correctamente, ya sea por problemas derivados de la propia enfermedad o por los tratamientos inmunosupresores (corticoides y agentes citostáticos) que se utilizan en su tratamiento.

Por todos estos motivos, hace años se desaconsejaba la vacunación en general en los pacientes con lupus. No obstante, en los últimos 35 años se han llevado a cabo algunos estudios que han evaluado la eficacia de la vacunación frente al virus de la gripe (Influenza), con vistas a proteger al paciente de la infección, y la seguridad de esta práctica, para establecer si existe la posibilidad de provocar un brote de la enfermedad al recibir la vacuna.

En los diferentes estudios que se han realizado a lo largo de los años, se ha podido observar que la vacunación frente a la gripe en el lupus es efectiva, dando lugar a la producción de suficientes anticuerpos con actividad de hemaglutininas, (las que protegen de padecer la gripe).

Los pacientes con lupus producen menos cantidad de anticuerpos que las personas normales. Esta respuesta también se presenta en pacientes con enfermedad activa o en tratamiento esteroideo o inmunosupresor.No se observa un mayor número de brotes de actividad de la enfermedad en aquellos pacientes que han sido vacunados.

En conclusión, aunque el número de casos que se incluyen en cada estudio es pequeño, parece que debe recomendarse la vacunación frente a la gripe en pacientes con lupus.

El lupus es una situación de mayor riesgo de padecer gripe, el sistema inmune del organismo podría responder peor en caso de que la infección por el virus influenza se presente y, por último, no parece existir la posibilidad de que la vacunación conlleve mayor actividad de la enfermedad, por lo que en la próxima campaña de vacunación frente a la gripe, sería deseable que los enfermos de lupus en general recibieran la vacuna en las mismas condiciones que lo hacen actualmente otros grupos de riesgo.

Otra información de interés, obtenida de estudios en los que se valora la eficacia y seguridad de las vacunaciones frente a infecciones en las que se utilizan "productos" del agente responsable (antígenos polisacáridos bacterianos) y no el germen completo (virus vivos atenuados; no se recomiendan estas vacunas en sujetos que están en tratamiento esteroideo a dosis medias-altas o inmunosupresor), va en la misma dirección que hemos comentado para el caso de la gripe.

  • La vacunación frente al neumococo, hemophilus influenza tipo B y toxoide tetánico, son eficaces y seguras, proporcionando inmunidad suficiente frente a estas infecciones, sin activar la enfermedad. Así mismo, aunque, al igual que en la gripe, se ha descrito algún paciente con lupus que inició su enfermedad o presentó un brote de ésta en relación con la vacunación frente al virus de la Hepatitis B, esta situación es rara, por lo que en la actualidad también se recomienda que los pacientes con lupus reciban esta vacuna si se encuentran entre aquellos grupos de población en los que está indicada.
  • La vacunación frente a la gripe es eficaz para prevenir la enfermedad en los pacientes con lupus en una medida similar a la que se obtiene en las personas normales.
  •  Puede haber una menor respuesta en aquellos pacientes con actividad de la enfermedad o en tratamiento con corticoides o inmunosupresores.
  • No se producen brotes de la enfermedad en pacientes que se vacunan frente a la gripe.
  • Otras vacunas, tales como la vacuna antineumocócica, frente a haemophilus influenzae o el toxoide tetánico pueden ser útiles y tampoco producen problemas en el lupus.
  • La vacuna frente a la hepatitis B puede ser utilizada en los pacientes con lupus en los que está indicado su aplicación.
  • Los pacientes con lupus en tratamiento con dosis medias-altas de corticoides o inmunosupresores, no deben recibir vacunas de gérmenes vivos atenuados.
EL SIGUIENTE ES UN CUADRO EN CUANTO A LA APLICACION DE VACUNAS EN PACIENTES CON ENFERMEDADES AUTOINMUNES EN GENERAL :
Vacunas con organismos inactivos
Vacuna Dosis
Conjugado neumocócico 13-valente (PCV13) Una dosis
Polisacárido neumocócico (ppsv23) Una o dos dosis
Influenza con organismos inactivos Una dosis cada año
Hepatitis B Serie de 3 (Recombivax) o 4 dosis (Engerix)
Tétanos, difteria, pertusis acelular (Td/Tdap) Dosis única de Tdap para refuerzo de td, despues td cada 10 años
Haemophilus influenzae tipo b  Asplenia, sólo despues de HCT
Meningocócica Series de dos dosis para asplenia. De otra manera una o mas dosis con base en los factores de riesgo
 

 

 

© 2019 Clínica Reumatológica Vida

251530