El Paciente Reumático

 

 

 

 

Dolor, rigidez e inflamación de articulaciones pueden ser síntomas de enfermedades reumáticas a diario lastiman y disminuyen la libertad de movimiento, flexibilidad e incluso causan deformaciones.

 

En México, 10 por ciento de la población general padece alguna enfermedad reumática, de la más de 150 existentes , las enfermedades reumáticas son la primera causas de pensión por invalidez en el IMSS, con una tasa de 1.38 personas por cada mil derechohabientes y están dentro de las primeras diez causas motivo de consulta con el médico familiar.

 

Existen tres principales padecimientos reumáticos: osteoartritis, artritis reumatoide y lumbalgia.

 

La osteoartritis es una enfermedad  crónico degenerativa, causante de dolor y rigidez en articulaciones, generalmente asociado como un rasgo exclusivo de la edad avanzada. Sin embargo, existe un número grande de jóvenes que padecen síntomas iniciales de la enfermedad.

 

La artritis reumatoide es un padecimiento de tipo autoinmune, en el que se inflaman simétricamente las articulaciones; regularmente las de manos y pies, lo que origina hinchazón y dolor, como síntomas principales, el sistema inmune ataca al propio tejido que reviste y protege las articulaciones. Ello origina que tanto cartílago, como huesos y ligamentos se deterioren a un ritmo variable, lo que provoca la formación de cicatrices en estas partes dañadas.

 

En cuanto a la lumbalgia o dolor de espalda ,ocho de cada diez hombres y mujeres han sufrido por este mal en algún momento de su vida, lo que la convierte en uno de los principales motivos de consulta médica y ausentismo laboral, ya que es un síntoma que interfiere en el desempeño de las actividades diarias, y de acuerdo a su intensidad provocada desde limitación de los movimientos hasta invalidez transitoria.

 

Para la atención de estas enfermedades , es necesario un enfoque multidisciplinario e integral en el que converjan diversas especialidades, obviamente reumatología, pero acompañada de ortopedia, fisioterapia, sicología ,  entre otras.

 

Lo primero y esencial en el tratamiento es eliminar el dolor e hinchazón en las articulaciones, para esto, los especialistas recurrimos a medicamentos modificadores de la enfermedad, que de alguna u otra forma contribuyen a disminuir dichos síntomas y con ello el avance de los daños.

 

Mediante diversas terapias físicas y farmacológicas evitamos el sufrimiento del paciente al reducir, en primera instancia la inflamación y dolor por las enfermedades reumáticas, esta acción contribuye a mantener activa a la persona y por ende con una mejor calidad de vida.

 

Es muy  importante  atender cualquier dolor, inflamación o rigidez en las articulaciones, pues en caso de no hacerlo y con el paso del tiempo, estos padecimientos podrían propiciar daños importantes e irreversibles al organismo y limitaciones físicas .

 

Dra. Irma Rosales Sierra.

 

 

volver inicio http://www.vidarheumoclinic.mex.tl/

© 2019 Clínica Reumatológica Vida

251540